jueves, 20 de agosto de 2015

Hay un fuego eterno.

Creo que una gran parte de que a veces sienta que mi vida carece de sentido nace de la inexorable certeza de saber como va a acabar, es como si alguien hubiese leído en voz alta la última página de la novela sin pedirme permiso. Un spoiler de muy mal gusto. Y me invade el desasosiego y el miedo porque si mi vida termina tal cual me han contado será una mierda, pero las otras opciones incluyen desconocimiento y aventura. Sinceramente, quizás prefiero malo conocido que bueno por conocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario