jueves, 13 de febrero de 2014

Mis días no vividos.

Echo de menos el sabor a ayer ¿Cómo puede ser si la sal escuece más que la arena? Tengo un verano eterno y extraño los árboles desnudos. Quiero volver allí; con gaviotas, con lunas y pudiendo elegir. Pero sólo si el camino me llevase de nuevo a donde ahora estoy, pero no hay dos veranos idénticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario