miércoles, 13 de noviembre de 2013

Catársis.

Es curioso como las calles de esta ciudad huelen a felicidad, sin embargo yo sigo oliendo a él, aún sin despedidas, aún sin decirnos nunca nada bonito. 

Es curioso, porque huelo a alguien que me importa una mierda; pero huelo a él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario