domingo, 13 de noviembre de 2011

Sueña, muchacha, sueña.

Los sueños se agolpaban en su mente sin dejar lugar ni la nitidez, ni la claridad.
Había tanta fantasía en su cabeza que ni siquiera luchaba por hacerlas palpables.


 Allí donde estaba ella era suficiente para vivir y experimentar todo.
Lo había sabía desde hace tiempo.


No lo necesitaba.
Un par de conexiones neuronales eran suficientes para poder soñar.




1 comentario:

  1. solo pasaba para decir que me gusta mucho tu raYdom world xD Un saludo!

    ResponderEliminar