viernes, 21 de octubre de 2011

Encaje e intolerancia.

Hace unos días leía una publicación de Choco donde llegaba a concluir que nunca podría normalizar el lolita, y creo que ni ella, ni nadie, podría llegar a hacerlo. Todo esto me hizo reflexionar sobre lo que se lleva aconteciendo en mi vida desde hace unos meses. Al comenzar las clases cambié de grupo y por lo tanto de compañeros, personas nuevas que no me conocían de nada y que por ello no tenía prejuicios sobre mi, comencé a suavizar mi forma de vestir, llendo a clase prácticamente cada día en vaqueros e intentando no llamar la atención, o por lo menos vistiendo de forma que yo creyese que no la llamaba. Poco a poco, según iba haciendo nuevos amigos incorporaba a mi vestuario elementos con los que me sintiese más cómoda y "un poco más yo".

Al venir Marta a visitarnos desde Alemania le sorprendió este hecho y me aconsejó que siguiese siendo yo misma vistiendo tal y como quisiese. Realmente en ningún momento deje de lado mi forma de ser, no creo que este tan relacionado con la forma de vestir, pero si es verdad que había una parte de mi que estaba ocultandole a estas personas que formarán parte de mi vida en los siguientes años, el dilema era ¿Por qué hacía esto?

He llegado a una conclusión que creo que es la correcta, creo que lo hice porque pensé que era mejor dejar de lado ese aspecto de mi vida que en un primer momento hace que te coloquen una etiqueta equivocada, sentí que para que me conociesen tal cual soy primero debía ocultar una parte de mi, cosa que me resulta cuanto menos curiosa.

Supongo que todo esto se debe a la falta de apoyos que tengo ahora en mi día a día con este tema, pues las personas que lo entendían y lo apoyaban estan lejos y las personas más cercanas actualmente a mi no les gusta que lo haga. Pero sobretodo es debido a la intolerancia que he experimentado últimamente de diferentes personas, esas personas que se hacen llamar progres y tolerantes pero que si vistes como una muñeca cursi invalidan tus argumentos por ello. ¿No es acaso tan estúpido juzgar a las personas por su raza o por su sexo como por su forma de vestir? ¿Por qué se persigue tanto a las personas que (y perdón por usar tanto esta expresión pero creo que es la más adecuada) llaman la atención? En algún momento escuché un proverbio japonés que decía algo así como "El clavo que sobresale es aquel que se lleva todos los martillazos".

Y para concluir una última reflexión, que a mi me parece más que obvia pero a la gente se le atraganta, no todos aquellos que llaman la atención buscan eso, sencillamente existen personas a las que no le importa hacerlo si se sienten cómodas consigo mismas.

Con esto no pretendo dar pena, ni muchísimo menos, si me estigmatizan es por algo que yo he elegido y no por algo que no pudiese cambiar, tan sólo quería ordenar un poco mis ideas y que compartáis conmigo las vuestras.

5 comentarios:

  1. Es una gran reflexión con la que estoy muy de acuerdo. Sobre todo con la parte de los progres, porque es muy curioso ver cómo este tipo de gente que van tan de liberales con lo que les interesa luego corren a tacharte de mil estupideces sin intentar siquiera hablar contigo.

    Me he sentido muy identificada con lo que escribes, aunque yo sigo esperando que con el tiempo comiencen a vernos con otros ojos, como a los punkies (que anda que no son cantosos ellos también XD)

    ResponderEliminar
  2. creo que cualquiera de los dos modos de presentarte a clase ubiese sido adecuado, muy acertado que te conozcan primero como persona antes de juzgarte por tu vestimenta, tambien veo bien que vayas como te guste porque si no les gusta "que se fastidien" porque la gente que juzga por como vistes tampoco merece nada de ti.

    un besito guapa :3

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices!:D

    Lo que quería decir, es que hay muchas lolitas, cada vez más y más que están acomplejadas. Asustadas, diría yo, de ser quienes son. Quienes ellas mismas han elegido ser (como muy bien expresas).
    El no llevar pelucas, el llevar zapatos de Zara no te va a salvar: somos anormales.
    Pero sabes? Somos lo que queremos ser :)

    A eso me refería con que por muy casual que seas, siempre serás rara.

    Tu manera de presentarte fue la más sensata. Yo opté por la contraria y tardaron casi 1 mes en "hacerse" conmigo, menos dos chicas. Luego todas me adoraban y yo...pasaba de ellas, me había quedado ese regusto amargo después de que me juzgasen.

    Un beso!♥

    ResponderEliminar
  4. Hola Ray, perdona el off topic, pero necesitaba contactar contigo. Lorena (sasami) me dió un mail de hotmail que empieza por rac, pero me dijo que no estaba segura de que lo estuvieses usando y como no me has respondido deduzco que no. Por fi mandame un mail, que tengo que proponerte una cosa (y cuando hayas leído esto, borra el comentario).

    ResponderEliminar
  5. Bueno, siempre es complicado volver a empezar...
    Y más si vas a un curso nuevo lleno de gente nueva, tanto más pequeños como más mayores que tú. Me parece que has sido prudente y es normal que luego te hayas sentido así. Me parece que hicieras lo que hicieras estaría bien hecho :D De todas formas, ten por seguro que de todas las personas que conozcas que se lleven bien contigo, realmente sólo 2 ó 3 llegarán a ser de confianza, y los demás serán meros personajes agradables con los que pasar el curso... Te lo digo por experiencia propia. En fin, mucho ánimo :D

    ResponderEliminar