viernes, 24 de septiembre de 2010

The only place where I want stay,...

Por las mañanas puedo ser mil tipos de chica diferente, todo suele condicionarse por la noche que haya tenido. Lo cierto es que la mayoría de veces me despierto perezosa e impertinente, la cama me parece el mejor plan y me pregunto como tiene fuerzas el sol para salir todos los días. Otros sencillamente activo el piloto automático y cuando me doy cuenta ya estoy de camino a la universidad con unas pintas, como mínimo, descuidadas. Hay días, como hoy, que me despierto eufórica, escuchando canciones como "be ok" y peinándome, ¡¡y hasta con maquillaje!! Días como hoy me siento guapa, me siento grande y con ganas de comerme el mundo. Subo en el tranvía con una sonrisa y un libro que me parece misteriosamente más interesante que otras veces. Podrías pensar que me encantan estos días, que son mis favoritos, o también puedes plantearte que sin los días más apáticos perderían el encanto los demás. Pero a mi, personalmente, me dan igual todos, si no me despierto bien acompañada y me puedo quedar con él en la cama alargando las horas; todo pierde la magia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario